No cuidar de nuestras prendas de ropa, el principal motivo por el que se desgastan pronto
La ropa es un elemento indispensable para el ser humano por una buena cantidad de razones. Primero, porque nos permite cubrirnos del frío durante los crudos meses de invierno. En segunda instancia, porque es un elemento a través del cual una persona puede construir su propio estilo. Y es que no cabe la menor duda de que es de una importancia bastante grande tanto por una como otra razón. Y lo mejor de todo es que la ropa va ganando cada vez más importancia a medida que transcurren los años. A nadie le cabe duda alguna al respecto.
Las personas mayores también apuestan por la moda y la belleza
Ser una persona mayor no hace que la belleza de una persona esté bajo sospecha. Ni muchísimo menos. Tendemos a pensar, en una sociedad en la que la imagen ya lo es todo por suerte o por desgracia, que las personas mayores ya están condenadas a no volver a ser bellas en lo que a físico se refiere. Y no tiene por qué ser así. Los ejemplos son muchos y seguro que todas y cada una de las personas que estáis leyendo estas líneas conocéis a alguien que, a pesar de acercarse a los 70 o incluso superarlos, ha encontrado la manera de exponer toda su belleza.
Vacaciones culturales ¿por qué no?
Mojitos, caipiriñas, bikinis, colchonetas, piscina, playa y mucho sol. Ese es el verano de muchos, y otros cambian los cócteles por helados, refrescos de cola o cervecitas en terrazas, pero en esencia ese es el verano de muchos españoles, así como de muchos extranjeros. Y es normal, debemos tener en cuenta que las altas temperaturas a las que llegamos en algunos municipios de nuestro país, hace que la idea de no moverse demasiado (sobre todo en las horas centrales del día) y refrescarnos con bebidas, helados y un buen baño sea prácticamente el mejor plan que podemos tener.
De visita a la España profunda
¿Cansado del típico turismo de playa? Ya sabes, ese de sol, arena, mar y piscina en el hotel. La verdad es que ese turismo está muy bien, sobre todo si tienes la economía suficiente como para cogerte una buena pensión completa o todo incluido y te dedicas esos días de vacaciones a relajarte, tomar el sol y pedir Daikiris. Yo no tengo nada contra ese turismo, pero he de admitir que adoro el turismo rural, ese en el que ves cosas diferentes a cada paso que das y en el que la naturaleza es la base de todo. Bueno, y el turismo cultural tampoco está nada mal ¿eh? Que si Roma, Berlín, París… Vale, lo reconozco, me gusta todo tipo de viajes.