Facebook

Twitter

Linked In

No, el atractivo físico no es lo único que cuenta para tener sexo

No, el atractivo físico no es lo único que cuenta para tener sexo

Que el sexo es una parte fundamental de nuestra vida es algo que no podemos negar por mucho que queramos. En ocasiones, es un tema tabú del que mucha gente incluso se avergüenza, pero lo cierto es que no hay ningún motivo para hacerlo. La inmensa mayoría de las personas lo ha practicado alguna vez y, si es consentido, no es constitutivo de ningún tipo de delito. Con estos mimbres, no hay nada que nos deba hacer avergonzarnos del sexo que practiquemos. Hay que vencer ya nuestros miedos en este sentido, que por otra parte nos hacen personas más inseguras.

De hecho, este tema es de lo más curioso. Hablamos de que el sexo es un tema tabú por lo general, pero tenerlo es uno de los objetivos que vamos estableciendo hombres y mujeres para nuestra vida con el paso de los años. De todas maneras, es innegable que esto es necesario para nuestra felicidad y que practicarlo es una de las mejores sensaciones que podamos recordar jamás. El ser humano necesita el sexo y lo cierto es que no para de buscar razones para que otras personas quieran practicarlo con él.

¿Qué tipo de cosas son las que nos convierten en seres realmente deseables por parte de otros seres? Esa es precisamente una pregunta que se hace el autor de un artículo que fue publicado en el portal web del diario El Confidencial. Hay cuestiones que varían y otras que no entre hombres y mujeres. Ambos sexos coinciden en aspectos como la simetría o un agradable olor corporal. Sin embargo, en los hombres se valora más las mandíbulas bien pronunciadas y los pómulos marcados, así como bajos niveles de estrés, mientras que en las mujeres prima más el tamaño de los senos o de las nalgas.

Otro artículo, en este caso publicado en el diario El País, buscaba respuestas también para la pregunta que nos hacíamos al inicio del párrafo anterior. Sin embargo, nos quedamos con una de las reflexiones que aparecen en el artículo y que aseguran que el ser humano hace muchas cosas que son estúpidas para tener sexo, algo que seguro que compartimos muchas de las personas que estamos leyendo estas líneas y que, además, realizan también prácticamente todas las especies animales que habitan este planeta según se indica en esa misma noticia a la que hacemos referencia.

Hay una gran cantidad de cosas que el ser humano ha de controlar para ser sexualmente atractivo para animales de su misma especie. Son cosas que varían dependiendo del género y también de otros factores como la edad. Sin embargo, hay una cuestión que nos equipara a hombres y mujeres en este sentido: el uso de artículos eróticos, algo que es defendido y cada día más empleado por ellos y ellas. Así nos lo han contado los profesionales de Comercial Apra, especializados en este tipo de productos y que nos han dejado claro que, sin conocer el uso de este tipo de objetos, una persona pierde atractivo.

Desenvolverse con estos objetos es crucial

El apetito sexual, como ya os hemos comentado, depende de una enorme cantidad de factores y podríamos decir que saber manejar un artículo erótico es uno de los más importantes. Podemos ser los chicos o chicas más guapos o guapas y podemos tener el mejor cuerpo del mundo, pero si no somos capaces de saber jugar como es debido en este tipo de situaciones, podemos perder todo el atractivo que hemos ganado con nuestros músculos o con nuestras caras. Y la verdad es que sería una verdadera lástima que esa situación se convirtiera en real.

La verdad es que existen muchas personas que se encuentran en esa tesitura. Pero hay otras que, sin sentirse atractivas, saben que una buena posibilidad para llamar la atención de la persona a la que intentan seducir es el buen uso de este tipo de elementos para generar placer por doquier. Olvidarse de un asunto como este no es precisamente la mejor acción para ganar posibilidades de tener sexo y lo cierto es que el dominio de todo tipo de artículos eróticos ha estado muy infravalorado en una sociedad como en la que vivimos.

Terminamos indicando, como apuntábamos al principio, que el sexo no es una cuestión de la que debamos avergonzarnos lo más mínimo. No cabe la menor duda de que constituye una fuente de placer de la que no podemos pasar y que debemos intentar maximizar puesto que, además, es recomendado por parte de muchos expertos en salud para mejorar aspectos como la salud cardiovascular. Y debéis saber que, aunque no confiéis demasiado en vuestro físico, hay otras maneras de cautivar a la persona con la que lo queréis practicar. ¡Rendirse no es una opción!