Facebook

Twitter

Linked In

Dormir bien es el mejor tratamiento de estética

Dormir bien es el mejor tratamiento de estética

Xiong Gauwu, a sus 62 años, lleva acudiendo cada mañana a su puesto de trabajo en Chengdu para ofrecer un servicio tradicional casi desaparecido, el feitado del interior del párpado. Con un palillo metálico, gotas oculares y una cuchilla de afeitar, Gauwu lleva ganándose la vida desde hace décadas. En sus propias palabras, su método «consigue refrescar y proporcionar comodidad a los ojos».

El precio de este tratamiento de estética es de unos 12 euros. Un oftalmólogo local, Qu Chao, señala que el afeitado del interior del párpado.»parece hidratar la glándula sebácea del párpado» pero advierte de los peligros que puede causar «practicar este método sin esterilizar el material».

Cada vez son más las personas que se someten a tratamientos de estética, aseguran en Versátil, que es un centro de estética en Logroño con varios años de experiencia que ofrece un asesoramiento personalizado de cada cliente, porque trabajan con el propósito es valorar y atender todos sus casos como tiene que ser, de manera personalizada, ya que son conscientes de que igual que no hay dos personas iguales, tampoco hay dos tratamiento iguales. Para ello, cuentan con grandes profesionales dotados de gran experiencia en el sector de la belleza, y que ponen a disposición de cada cliente, diversos tratamientos combinados con lo último en aparatología: láser de diodo, manicuras convencionales o semipermanentes con decoración de uñas, tratamientos faciales y corporales, maquillajes, depilación tradicional o con láser diodo, bonos para novias personalizados, extensión de pestañas, etc.

El secreto está en dormir 8 horas cada noche

Según los expertos y expertas en materia, dormir 8 horas cada noche, es el mejor tratamiento de estética, mejor incluso que la más cara y prestigiosa de las cremas. Si no duermes bien envejeces más. Esto lo confirma un estudio publicado por la Academia Americana de las Ciencias que afirma que “descansar menos de seis horas diarias durante una semana puede alterar hasta 700 genes”. A la vista está que tras una noche en vela nos despertamos peor que de costumbre, con ojeras, piel sin brillo, hinchazón facial, exceso de grasa en unas partes del rostro y de sequedad en otras… Y es que durante la noche “la piel está más receptiva y absorbe mejor los activos que aplicamos sobre ella”, señala la doctora Aurora Guerra, jefa de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid. Y añade que, “Si no dormimos correctamente disminuye la síntesis de proteínas y se altera la producción de hormonas (sexuales, del tiroides, del crecimiento…), lo que provocará una ralentización de la regeneración de piel, cabello y uñas”, añade.

El insomnio provoca arrugas y esto está totalmente comprobado. Una deficiente calidad del sueño acelera los signos del envejecimiento y debilita la capacidad de la piel de repararse de las agresiones externas durante el sueño, que tiene que darse por la noche, que es cuando el cuerpo aprovecha para renovarse.

Por su parte, la red de hospitales universitarios Case Medical Center, de Cleveland (Ohio), a petición de la firma cosmética Estée Lauder, realizó un estudio con 60 mujeres de entre 30 y 49 años divididas en dos grupos: las que dormían bien y las que dormían mal. Estas úlitmas, mostraron líneas finas en el rostro, pigmentación irregular y disminución de la elasticidad, se recuperaron peor de agresiones tales como las quemaduras de sol y su piel se mostraba deshidratada.

La conclusión fue que “una deficiente calidad del sueño acelera los signos del envejecimiento y debilita la capacidad de la piel de repararse de las agresiones externas durante la noche”. Elma Baron, profesora de Dermatología en la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, y directora del estudio, afirmó que “Hasta ahora la falta de sueño crónica se había asociado a problemas médicos como la obesidad, diabetes, cáncer o inmunodeficiencia, pero nadie hablaba de sus efectos sobre la piel”.

Según un estudio de Lancôme, hay unas horas doradas durante la noche en las que las células cutáneas trabajan a pleno rendimiento: entre las 23 horas y las 2 de la madrugada. El problema es que las personas que no duermen bien no renuevan la piel, por eso los cosméticos de esta firma trabajan para que la piel se regenere a cualquier hora del día. Según la doctora Guerra, «un sueño reparador no consiste en que toda la población duerma ocho horas sistemáticamente y además a la vez. Se trata de que cada uno encuentre el tiempo que necesita y tenga presente su edad y su biología”.

Ya lo sabes, dormir bien, supera a la mejor crema del mercado.