Facebook

Twitter

Linked In

Consejos para elegir disfraces para niños

Consejos para elegir disfraces para niños

Cuando pensamos en disfraces solemos acordarnos de los carnavales o de la famosa noche de Halloween, pero hay más ocasiones donde los niños se disfrazan, caso de eventos de familia, cumpleaños, fiestas del colegio, etc.  Los pequeños de la casa lo pasan magníficamente, y es un extra para que pongamos lo máximo posible para que el disfraz que elijamos sea el mejor posible.

¿Qué se recomienda a la hora de disfrazar a un niño?

En ocasiones, puede ocurrir que nos equivoquemos y hayamos comprado un disfraz de mala calidad. En la casa de los disfraces, unos especialistas en España a la hora de venderlos, aseguran que se dan casos en los que vienen padres desencantados con el típico disfraz económico que le ha provocado picores al niño o que se ha desteñido al primer lavado. Por este motivo, conviene cuidar la compra. Vamos a ver una serie de útiles consejos:

Leer bien las etiquetas

Conviene leer las etiquetas, pues los disfraces que se venden deben cumplir con las normas sobre riesgo de incidencia. Existen barbas máscaras o pelucas que pueden tener riesgo de incendio, aunque en la etiqueta diga lo contrario, por lo que lo mejor es preguntar al vendedor al respecto.

Evitar las alergias

En el caso de que el niño tenga piel sensible o alergias, mejor evitar las fibras que sean extrañas y apostar por materiales como puede ser el algodón, que son ligeros y transpirables.

Máscaras

Lo más conveniente es no tapar la cara del niño, siendo preferibles los disfraces que tienen la cara queda enmarcada o aquel que necesite mejor un buen maquillaje. Si se elige máscara, le debe quedar bien, ni grande que le bloquee la visión ni pequeño que le obstruya la visión.

Zapatos confortables

En el caso de que los zapatos sean parte del disfraz, lo mejor es que los pueda usar unos días ante y que no lo estrene el día de la fiesta. De lo contrario, más que disfrutar del día de fiesta, acabará triste y con dolores.

Cuantos menos accesorios tenga, más cómodo va a estar

Aunque a los adultos nos encantan los disfraces con muchos accesorios, los niños es mejor que lleven menos, pues serán más ligeros y lo pasarán mejor, además de que correrá más riesgo que algo se deteriore o lo pierda al estar jugando. Lo mejor es que el disfraz tenga accesorios de gran suavidad y flexibilidad.

El clima importa

No es lo mismo llevar un traje fresco en verano que en invierno, por lo que hay que tener uy en cuenta la estación en la que nos encontramos para que el disfraz elegido sea el mejor para que no pase frío ni se ase de calor.

Evitar el sexismo

No caigamos en elegir trajes de personajes que suelan ser sexys, por lo que los disfraces al estilo de Marilyn Monroe no suelen quedarles bien. ¿las razones? Pues no podemos explicarlo, pero es así e incluso algunos padres o madres pueden sentirse molestos, por lo que mejor evitarlo.

No a los disfraces sangrientos

El vestir a los hijos de zombi con sangre chorreando por todos lados, no es de buen gusto y es bastante sucio. Si quieres disfrazarle de algo de temática de terror Drácula puede ser una alternativa, pero sin la dentadura de plástico, que puede llegar a ocasionar un accidente, o de Frankestein, que suele quedar bien.

Buena elección de colores

Existen colores que suelen quedar mejor a un niños rubio o moreno. Los niños además saben que colores son los que más les gustos, por lo que también conviene escucharlos.

¿Qué es lo que le gusta a tu hijo?

Como no, al hilo de lo que comentamos encima de estas líneas, los gustos del niño también importan. Hay que pensar en lo que le interese y lo que quiera hacer para pensar en una lista de disfraces. Si le gusta la cocina, seguro que disfrazarse de cocinero hará que se sienta bien, lo mismo del futbolista, etc.

¿Cuáles son los errores principales cuando se disfraza a un niño?

Vamos a comentar algunos de los errores que suele haber, algunos de ellos ya los hemos mencionado antes, pero conviene tenerlos bien en cuenta para no caer en ellos:

  • Optar por ropa sexy o vestirles con temática sexual. No a las temáticas eróticas, que sinceramente es de mal gusto. Estamos en el siglo XXI.
  • Que sean un accesorio del propio disfraz de los padres. Mejor que el disfraz tenga personalidad, de lo contrario se cansarán y no tendrá el mismo éxito, por lo que mejor evitar todo esto.
  • Usar el típico disfraz de Hitler o de otros políticos con mala fama. No son lo más recomendable y podemos meternos en problemas, tanto si es para un niño como si es para un adulto.
  • Pensar que el niño se verá bien si le vestimos de botella de whisky, paquete de cigarrillos, etc. Toda una torpeza.
  • Otros disfraces como los religiosos típico disfraz de cura o monja es algo que no es uy conveniente para un niño que se está formando. Si quieres ser original con esto olvídalo. No so unos disfraces recomendables para niños.
  • Los disfraces en los que se viste o caracteriza a los niños como si fueran de otra raza no son los más recomendables. Nada de estereotipos en cuanto a raza, además es mal educado.

Como ves, a la hora de disfrazar a un niño no vale todo, por lo que lo mejor es ser cuidadoso con lo que elegimos. Realmente pensamos que si sigues todos estos consejos puedes elegir un disfraz que será cómodo para el niño, responderá a sus necesidades y lo pasará genial con él.

Merece la pena cuidar siempre el buen gusto y la inocencia del pequeño, respetando en la medida de lo posible sus gustos.  Esperemos que te sea útil todo lo que te hemos contado, seguro que el pequeño lo pasará bien y será un día maravilloso para todos, que al final es lo más importante que se desea en una fiesta de disfraces.