¿Cómo plantar árboles frutales?

Tener frutas naturales, sin aditivos, químicos y maduradas al sol en la puerta de tu casa, es un sueño.

No es necesario que tengas un gran terreno para tener tu árbol frutal: con que tengas una pequeña parcela, jardín o poner unas macetas grandes en tu balcón o terraza, hará que disfrutes de la mejor fruta ecológica al alcance de tu mano.

Indicamos los pasos cruciales para una correcta siembra de tu árbol frutal, según los consejos de los profesionales de Viveros La Herriza, productores de pistachos:

1. Prepara la plántula

Antes de comenzar a hacer algo relacionado con la siembra, prepara la plántula para el proceso. La mejor manera es colocándola en un cubo de agua, preferiblemente en un lugar a la sombra.

Mientras arreglas las otras preparaciones, la planta tiene tiempo para absorber mucho líquido para que se mantenga hidratada al principio.

2. Elige el equipo adecuado

Después de haberle dado a la planta un buen lugar para prepararse, el siguiente paso es elegir las herramientas que necesitarás. Las buenas herramientas para las que está garantizado el uso son palas, tierra de siembra adicional y una jarra de agua.

Otras herramientas que pueden ser buenas para tener en el tronco son cintas de amarre para el árbol, una red de seguridad que protege el tronco del ataque de roedores y pájaros; y unas tijeras de poda.

3. Selecciona el lugar de cultivo

Una vez que hayas elegido lo que necesitas, el siguiente paso es elegir el lugar donde se plantará la plántula o plántulas. Piensa en lo que hemos pasado antes: ubicación soleada, mucha luz, preferiblemente protección contra el viento, así como un lugar con el tipo correcto de suelo.

4. ¿Plantar varios árboles?

Al plantar árboles frutales, no es raro que te guste plantar varias piezas al mismo tiempo, ya sea de la misma variedad o de diferentes variedades.

Si deseas plantar varios árboles frutales en el jardín, debes tener en cuenta que la mayoría de los árboles frutales deben tener una distancia de unos 3 metros de los árboles más cercanos.

5. Cavar el hoyo de siembra

A continuación, es hora de cavar el pozo donde se colocará el árbol. Como se mencionó anteriormente, es importante que el agujero no sea demasiado profundo, sino más bien lo contrario, para que las raíces reciban suficiente oxígeno y para que los materiales ricos en mantillo no se descompongan y formen gases tóxicos.

Una profundidad razonable es aquella de unos 40-50 cm y donde el diámetro del agujero tiene aproximadamente las mismas dimensiones. Es muy importante que el cuello de la raíz de la plántula en sí no caiga demasiado por debajo del nivel del suelo.

Esto se debe a que el cuello de la raíz es muy sensible y puede dañarse fácilmente por los ataques de hongos y bacterias. Si la planta se coloca demasiado profunda en relación con el nivel del suelo, puede hundirse aún más si el suelo se pliega.

Esto a su vez hace que se forme un hoyo alrededor de la planta, donde el agua de la lluvia y el riego puede acumularse como un pequeño lago, lo que dañará la planta.

Deberás también dejar suelta la tierra, ya que será más fácil será para las raíces crecer tanto hacia abajo como hacia afuera.

6. Prepara el sitio

Una vez que se cava el hoyo de siembra, es hora de preparar el hoyo en sí, lo que se hace eliminando la hierba y las malezas de alrededor y dentro. También puede ser bueno mezclar el suelo con un poco de tierra de las plántulas para equilibrar los nutrientes de ambos.

7. Coloca la palanca de soporte

Para que el árbol se mantenga lo más estable posible, es bueno colocar un palo de soporte de cultivos para proporcionar una sujeción adicional.

Ten en cuenta que no debe ser más larga que las ramas de la copa del árbol, ya que deben crecer libremente sin tener nada en el camino. También debe ver la dirección del viento, de modo que el árbol se incline lejos del soporte si sopla.

Si está plantando un árbol frutal más grande, puedes colocar tres palos de soporte como en un triángulo para proporcionar soporte en diferentes direcciones.

8. Deja el árbol abajo

Finalmente, es hora de dejar el árbol en sí, ¡el que hemos estado esperando! Luego comienza retirando la maceta o el plástico que se ha asentado alrededor de las raíces de la planta, la plántula debe plantarse directamente en el suelo sin adornos alrededor.

Ahora pon el árbol en el hoyo que hiciste antes. El árbol debe colocarse al lado de la caña de soporte para estabilizarse.

Si pones tres bastones de soporte en un triángulo, el árbol debe colocarse en el centro de estos. Asegúrate de que no lleguen más alto de la copa del árbol, donde comienza a ramificarse. Esto podría desviar mal el crecimiento de las ramas.

9. Suelo y agua

Rellena con la primera capa de tierra en el hoyo, hasta aproximadamente dos tercios del cepellón, y pisa con cuidado pero correctamente para que no se formen bolsas de aire.

Luego rellena con más tierra para que todo el agujero se cubra nuevamente y así el árbol obtenga un buen soporte. Pisa suavemente este suelo también.

Riega bien para que el suelo se moje, pero asegúrate de que el agua se hunda para que funcione el sistema de drenaje de la tierra. Continúa regando hasta que todo el suelo esté empapado.

Si el suelo se hunde tanto que el cepellón comienza a aparecer, puede llenarse con un poco más de tierra, pero ésta ya no la deberás pisar.

Si notas que el agua no se drena, sino que solo pesa sobre el suelo, es una señal de que el suelo está demasiado apretado, y luego puedes intentar aflojarlo un poco o eliminar algo de tierra.

Una vez que tengas una buena capa de tierra que drene el agua, pero que aún proporciona un soporte estable para el árbol, es importante que verifiques una última vez para que el árbol esté recto. La forma en que se encuentra el árbol en el momento de la plantación es para que crezca, por lo que deberás hacerlo bien y correctamente desde el principio.

10. Ata el árbol

Luego es hora de darle al árbol un poco de soporte adicional atándolo al palo de soporte.

Para atarlo, debes usar un material de unión que no dañe la corteza, que generalmente se llama lazos de árbol. Recuerda no atarlo demasiado fuerte porque el árbol crecerá más grande y más grueso con el tiempo.

La atadura debe proporcionar soporte para que el árbol se mantenga estable incluso si sopla viento fuerte, pero recuerda que cuanto más crezca, más necesitarás aflojar la cinta para que el tronco no tenga ampollas.

11. Protección contra animales invasores

Si deseas proteger su árbol de ataques de animales como ciervos, liebres, palomas, pájaros, gatos y otros roedores, debes poner una red reforzada alrededor del tronco.

De esta manera, evitas que lleguen al árbol y destruyan su tronco. Una vez que hayas construido un soporte y protección adecuados para el árbol, el proceso de plantación está casi completo.

Ten en cuenta que el soporte debe permanecer al lado del árbol durante un máximo de 2 años, para ese momento el árbol debe haber crecido lo suficientemente fuerte como para que pueda mantenerse completamente solo, independientemente del clima y el viento.

¿Cuánto cuesta plantar árboles frutales?

El costo de plantar árboles frutales varía según el tipo de árboles frutales que compres, cuántos compres y de qué tamaño son.

También depende de si necesitas comprar herramientas, tierra, estiércol, etc. Sin embargo, es una cantidad muy asequible y accesible a la mayoría de bolsillos.

Resumen

Cualquier persona, independientemente de su experiencia e independientemente de si uno tiene habilidades en la jardinería o no, puede plantar un árbol frutal.

Para obtener un buen resultado, se necesita un poco de paciencia, compromiso y tiempo de tu parte y cuanto más trabajo pongas en la siembra, mejores resultados obtendrás.

Los árboles frutales deben plantarse preferiblemente en otoño, pero como tienen sistemas de raíces intactos, en realidad se pueden plantar durante todo el año, siempre y cuando el suelo no esté congelado.

Las cosas importantes a tener en cuenta son: plantar el árbol en la posición correcta, en el tipo correcto de suelo, y que estén saludables de recibir apoyo y protección para poder crecer fuertes. No debe plantarse demasiado profundamente, porque si lo haces, no obtendrá suficiente oxígeno y eventualmente morirá.

Después de todo, lo mejor de cultivar árboles frutales en el jardín debe ser que, después de un tiempo, tengas la oportunidad de cosechar frutas fantásticamente buenas justo afuera de la puerta.

Sin pesticidas ni toxinas desagradables, por lo que son saludables y ecológicas, contribuyendo con el medio ambiente y y tu salud. Tienen un sabor delicioso porque tienen tiempo para volverse maravillosamente madurados al sol, a diferencia que en supermercados, que las frutas son cosechadas inmaduras y las meten en cámaras hasta su venta, careciendo de sabor dulce y siendo insípidas. No hay nada mejor que eso en realidad.

Comparte

Facebook
Pinterest
LinkedIn
Twitter
Email

Noticias relacionadas

Cómo funciona la reparación de motores

La reparación de motores es un proceso intrincado y especializado que implica diagnosticar, desmontar, reparar y volver a ensamblar motores para restaurar su funcionamiento óptimo.

Scroll al inicio