Facebook

Twitter

Linked In

Todo lo que debes saber para transportar objetos frágiles de forma segura

Todo lo que debes saber para transportar objetos frágiles de forma segura

Aunque es frecuente que se realicen envíos de toda clase de paquetes con total normalidad y confianza, es de entender que si hablamos del transporte de mercancía frágil, si se tenga cierta preocupación. Esto porque hablamos de nuestros bienes de valor, que de sufrir algún golpe, o incluso por al sola vibración durante el transporte, podría estropearse por completo.

Por ejemplo, en España, casi el 95% del transporte de mercancías se realiza por carreteras gracias a la rapidez y comodidad de este medio. Pero, en el caso del transporte de mercancías frágiles, el mismo supone un gran esfuerzo para las empresas y el transportista. Y es que saben lo vital que es y el riesgo que implica que la carga llegue a su destino sin daños.

Sin embargo, hay muchas empresas de transporte especializadas en el traslado de mercancía frágil, las cuales te aseguran que el bien en cuestión llegue en perfecto estado a su destino.

El equipo especialista en este tipo de servicios de Cargolink, nos explican todo lo que tienes que saber antes de trasladar este tipo de mercancía.

¿Qué se considera una mercancía frágil? 

Entendemos por mercancía frágil aquella que puede dañarse con facilidad en el transporte, debido a los golpes, las caídas, la manipulación o las vibraciones durante el viaje; y que por lo tanto se consideran como un traslado de complejidad y dificultad, por ejemplo: obras de arte, porcelana, vidrio, etc.

No existe una tipología general para identificar aquella mercancía que pueda considerarse frágil, por lo que, para que pueda tratarse con el cuidado debido, lo que se debe hacer es informar de la existencia de esta mercancía desde el inicio de la cadena logística, para que todos los actores del proceso sepan que están manipulando una carga delicada.

Consejos para el transporte de mercancías frágiles

Toda mercancía, se considere delicada o no, siempre debe estar bien acondicionada para que no sufra daños en todo el proceso de transporte hasta la entrega al cliente. Lo bueno, es que para lograrlo, hoy en día podemos encontrar muchos materiales para ayudarnos a protegerla y asegurar su estado original.

Comenzamos aclarando que colocar una simple etiqueta en el paquete con un mensaje de “frágil”, no es suficiente para asegurar la mercancía. Además de eso, es recomendable que el material utilizado en el embalaje directo del producto tenga un grosor superior a los 50mm y, a ser posible, revisar su fortaleza, almohadillado y durabilidad. El embalaje de la mercancía a trasladar, por lo general es nuestra responsabilidad y debemos evitar sustos durante el transporte.

Materiales recomendados para el embalaje

En cuanto a los materiales a utilizar para el embalaje, en la mayoría de los casos, el cartón es el favorito. No obstante, no está de más conocer los demás materiales frecuentemente utilizados en el embalaje de mercancías frágiles:

  • Espuma de polietileno expandido
  • Papel o plástico de burbujas
  • Film flexible con agujeros, que ayuda en la ventilación de la mercancía.
  • Cojines de aire que amortiguan e inmovilizan la carga.
  • Esquineras de cartón o gomaespuma para proteger las esquinas.

Adicionalmente, se pueden emplear materiales de embalaje y contenedorización especiales para asegurar la integridad de la carga durante el tiempo que se prolongue su movilización.

En este sentido, los vehículos de carga deberán estar adaptados para poder transportar diferentes formatos de unitarización y paletización que difieren en función de la naturaleza del contenido. Como es el caso de:

  • Cajones grandes: son las unidades que se emplean para los tipos de carga más pesadas. Estos ofrecen una forma de optimizar muy bien el espacio, mientras se conserva la seguridad de la mercancía más voluminosa, que va fijada en el interior mediante el uso de dispositivos laterales que impiden el contacto con las paredes del cajón.
  • Carga en bolsas: cuando optamos por este tipo de embalaje, se debe tener un extra de precaución. Esto porque este tipo de carga tiende a moverse en exceso y hay que asegurarla muy bien. El método más habitual suele ser el de su colocación por capas entrelazadas y la colocación de una estiba al final de cada bloque, sujetando la última fila.
  • Productos homogéneos: una de las ventajas de este tipo de cargas es que permiten aprovechar muy bien el espacio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hay que cuidar la correcta distribución del peso de la mercancía, separando las capas mediante el empleo de otros elementos (corcho, cartón, madera…) y repartiendo la presión por toda la superficie.
  • Palets de plástico: son imprescindibles en aquellos casos en los que la inocuidad es el requisito más importante. Su material de fabricación permite la limpieza con agua y cloro después de su uso sin tener que recurrir a tratamientos térmicos o de fumigación.

 

Cómo preparar un paquete frágil para el envío

La mercancía debe ir en cajas de cartón de doble canal, el interior con plástico de burbujas y con etiqueta «frágil» en las cuatro caras de esta. Además, en el transporte nacional se aconseja la contratación de envío de paquete frágil.

Así mismo, dependiendo de la naturaleza de la mercancía habrá diferentes cuidados especiales que debemos tomar en cuenta:

  • Tecnología. Son muy frágiles ante cualquier golpe, por mínimo que sea. Por esto, es aconsejable mandarla en una caja cerrada que proteja suficientemente el objeto envuelto en su interior.
  • Electrodomésticos. Los objetos de grandes dimensiones requieren un embalado especial, y meterlos en una caja grande y resistente,  cuyas medidas dependerán del tamaño del objeto.
  • Otros objetos frágiles. Existen infinidad de objetos más que se catalogan como frágiles; y que, no siempre se protegen de la misma forma. Algunos objetos con formas diferentes como, por ejemplo, una guitarra, debe protegerse con plásticos de burbujas y cinta adhesiva para aferrarla, para luego meterla en una caja grande. Por lo general, los pasos a seguir son:
    • embalar adecuadamente el objeto
    • fijar el material a su estructura
    • introducir los objetos en cajas que contengan materiales que amortigüen los golpes

Puntos clave en el transporte de mercancías frágiles

Luego dele embalaje, hay que preocuparse por el proceso de transporte, en el cual existen tres aspectos relevantes:

  1. El proceso de carga y descarga de la mercancía.
  2. El anclaje de la mercancía dentro del vehículo de transporte.
  3. El almacenamiento y el bodegaje.

Estos tres aspectos en los que se resumen los puntos más vulnerables del transporte de mercancías frágiles por carretera no deben ser entendidos como cuestiones independientes, sino como parte de un único proceso. Por lo que se recomienda tener un plan que incluya desde la recepción de la mercancía hasta su preparación, su puesta en ruta y su recepción.

Aparte del embalaje y la paletización de la carga, hay que tener en cuenta que algunas mercancías delicadas requieren de unas condiciones de humedad, luz y temperatura particulares. Por lo que, en estos casos también se tendría que recurrir a vehículos especialmente habilitados para su transporte.

Elegir al transportista adecuado

Ya que estamos hablando de un traslado muy complicado, el cual requiere de mucho cuidado y experiencia en la materia, otro aspecto importante que no se te debe pasar por alto, es la elección del transportista adecuado.

Una vez que el paquete llega al transporte, el éxito de la operación dependerá en gran medida de las garantías que te ofrezca la empresa con la que contratas el servicio. Por eso, es conveniente que recibas información detallada de antemano acerca de cómo va a realizarse el transporte.

Por ejemplo, para una empresa especializada en el envío de productos frágiles por carretera no habrá diferencia entre cargar un piano de cola, una obra de arte o una partida de muebles antiguos. Salvando que cada una de estas mercancías tiene sus propias particularidades, el transportista que está acostumbrado a trabajar con mercancías delicadas sabe que, si todas ellas tienen un punto en común, es el de que hay que extremar las precauciones.

Si se trata de un profesional, este también debe saber cómo es la correcta manipulación para la carga o cuál el anclaje óptimo para que no se desplacen durante el trayecto. Además, esté deberá revisar el embalaje de la carga y saber decir si es el adecuado para comenzar un viaje seguro, evitando que la mercancía quede desprotegida una vez dentro del vehículo. Así, es como podrá asegurar que tus artículos lleguen a su destino en perfecto estado.

Factores a tomar en cuenta durante el trayecto

  • Movimiento dentro del vehículo de transporte. Es necesario que el vehículo cuente con una buena suspensión neumática para una mayor fiabilidad y seguridad a la hora de transportar productos frágiles. Así, la carga transportada tendrá un menor impacto en el asfalto durante el transporte y un mayor nivel de seguridad en lo que se refiere al control del frenado.
  • Almacenamiento. Para que la carga esté protegida durante los descansos en el camino, es fundamental que el camión se aparque en lugares que cuenten con un control de acceso a través de lector de matrículas, un  circuito de cámaras de vigilancia activo y un vigilante de seguridad las 24 horas del día, por ejemplo.