Facebook

Twitter

Linked In

Las cosas que hacen los hombres modernos

Las cosas que hacen los hombres modernos

Por suerte los tiempos han cambiado, y te lo digo yo, que con 50 años ya me ha dado cuenta de que la sociedad ya no tiene nada que ver con la que existía cuando nuestros padres eran jóvenes. Los hombres modernos ya no creemos que cuanto más oso más hermoso. Tampoco pensamos que la cocina es cosa de mujeres o que los productos para estar guapo son de personas homosexuales. Puede sonar fuerte, pero era así.

En mi caso no fue fácil porque venía de una familia muy clásica y con un padre demasiado machista. No le culpo, supongo que la culpa la tendrá el tiempo que le tocó vivir. Pero es cierto que ni mis hermanas me enseñaron a ser un hombre del siglo XXI, ni tampoco mi padre me inculcó unos valores de igualdad. Por eso, hoy queremos hablar de las cosas que hacen los hombres modernos. Y ojo, que ser moderno no significa ser un sumiso de tu mujer o de tu pareja, estas normas son para todos los hombres modernos de mentes, que quieren sentirse felices y guapos tanto por dentro como por fuera. Seguro que sabes de lo que te hablo.

Comer sano

La dieta en un hombre moderno es esencial. Se acabó eso de comer carne, grasas, potes. Ahora hay que comer de una manera sana, y por supuesto con la dieta mediterránea como abanderada de todo esto. Por supuesto que hay que seguir haciendo las barbacoas con los amigos, pero no hay que abusar. Hay que olvidarnos de las grasas, de las comidas con colesterol, etc. Y por supuesto, si eres un hombre soltero, de los que vives solos, no puedes solo comprar platos preparados en los supermercados. Un hombre con una dieta sana es un hombre moderno.

Ir al gimnasio

Hay que ir al gimnasio porque es la mejor manera de sentirse joven por dentro y por fuera. No iremos al gimnasio al postureo, iremos a mejorar nuestra salud. Además no te tienes que preocupar por cosas como el coronavirus, porque en algunos gimnasios ya tienen todas las medidas. En mi caso voy a uno que tienen un control de acceso con este software de gestión de instalaciones deportivas, para que podamos saber perfectamente el aforo de los que estamos. El gimnasio es un lugar sano y donde puedes hacer vida social. Quien sabe si no puedes encontrar el amor de tu vida…

Usar cremas

Ya te hemos dicho eso de que el hombre cuanto más oso, más hermoso, no pertenece a nuestro decálogo de las buenas maneras de los hombres modernos. Por eso, hay que eliminar tabúes dentro de la sociedad, y una de ellas es que los hombres sí pueden, y además deben, usar cremas para la cara, para el cuerpo, etc. Además tiene que usar champús para mantener el pelo sano y todo lo que nos permita estar pivones. No nos tiene que importar dejar en el cuarto de baño un montón de cremas y líquidos que sirven para mejorarnos. No dudes de que podemos parecer un crío de 20 años cuando tengamos 50.

Saber cocinar

Las mujeres la cocina, decía siempre mi padre. Pobre hombre, que ignorancia. Con lo rico que es saber cocinar, y si encima lo haces bien, pues doble premio. El saber cocinar es un arte que tiene que dominar el hombre moderno. Ya no solo por su bien, sino porque es genial llegar e invitar a unos amigos y sorprenderles con la mejor de tus recetas. Y si encima te atreves a invitar a una velada romántica, no dudes de que te llevarás de calle a esa chica. A las mujeres también se las conquista por el estómago.

Ver películas románticas

El hombre moderno ve películas y series románticas. Y si tiene que llorar pues lo hace. No, no queremos películas de guerra, de peleas y de combates. Un hombre moderno sabe valorar las buenas películas y si en alguna tiene que llorar, pues oye, llorar es sano. Además, esto también es algo que se valora dentro de las parejas. Es simplemente tener sentimientos y sacarlos al exterior. No dudes de que con películas como La Vida es Bella, Hable con Ella o Los Puentes de madison vas a sentirte con ganas de hacerlo.

Pues estos son algunos puntos que tienes que seguir para convertirte en un hombre moderno. Mejor nos irá a la sociedad cuando cambiemos el chip y olvidemos pasados clichés que el hombre prehistórico tiene. Y España lo necesita también. Chao.